All for Joomla All for Webmasters

Blog

feb 23

Pensar en digital: TIES 2012

Los días 1, 2 y 3 de febrero tuvo lugar en la ciudad de Barcelona el III Congreso Europeo de Tecnologías de la Información en la Educación y en la Sociedad: una visión crítica. El encuentro, que se realizó en el 20° aniversario del primer congreso de la serie, se propuso desarrollar un análisis crítico de los nuevos contextos culturales derivados del desarrollo de las TIC, del modo en que éstas se han incorporado a los procesos de enseñanza y aprendizaje, de los cambios metodológicos que suponen y del impacto en las prácticas educativas y del papel que juegan las políticas educativas en la promoción de la innovación y la mejora de la educación.

La preocupación por los usos pedagógicos de las nuevas tecnologías atravesó el encuentro, en el que las referencias a las redes sociales, el aprendizaje colaborativo y en red, los entornos personales de aprendizaje aparecieron como referentes de nuevas formas de aprender instaladas en espacios externos a la escuela, pero que impactan en los aprendizajes formales. Para el sistema educativo, el desafío tiene que ver con implementar propuestas creativas y desafiantes que permitan utilizar con sentido pedagógico tecnologías que no fueron pensadas para la enseñanza, ampliando las oportunidades de conocer y aprender a través de las redes.

Especialistas como Neil Selwyn, Betty Collis o Punya Mishra volvieron a poner énfasis en sus presentaciones en la necesidad de pensar las tecnologías como medios para la innovación didáctica, que requiere cambios en distintos planos: la organización del profesorado, los sistemas de evaluación, la enseñanza, los roles de docentes y aprendices.

Una de las cuestiones más debatidas fue la calidad de los entornos virtuales que promueven aprendizajes genuinos, en particular la cuestión de los entornos personales de aprendizaje (los PLE), construidos a partir de las múltiples referencias desde la que los sujetos construyen conocimiento recuperando lo producido por otros, creando contenidos y compartiendo en el espacio horizontal de las redes. Con fuertes referencias al conectivismo, el cambio educativo se vislumbró centrado menos en la revisión de los contenidos y más en las conexiones (aulas, expertos, grupos profesionales), menos en los objetos de aprendizaje y más en las preguntas que podamos formular y tratar de responder. La idea de un aprendizaje flexible y expandido estimuló los debates acerca de cómo enseñar, partiendo del supuesto común de que solo un modo creativo de enseñar puede hacer potente la tecnología. Sumando reflexiones a la caracterización de los entornos de enseñanza y aprendizaje, David Istance, representante de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, recuperó algunas de las características ineludibles de los ambientes virtuales, señalando que un entorno potente debe tener por objeto el aprendizaje, proponer un aprendizaje social y colaborativo, favorecer el compromiso de los estudiantes, ser sensible a las diferencias individuales que cada alumno aporte, ser exigente respecto del alumno pero no extenuante, proponer una evaluación consistente, dar feedback permanente, promover conexiones entre áreas, con el afuera del aula y proporcionar información para mejorar.

Los aspectos más críticos de la inclusión de las tecnologías fueron planteados por José Antonio Millán, reconocido lingüista español, quien centró su análisis en el hiperconsumo tecnológico y sus efectos en el mundo educativo. Se preguntó por qué deberíamos usar las tecnologías y si efectivamente estos “preciosos juguetes” mejoran lo que hacemos. Partiendo de reconocer un doble malentendido (el de los políticos que sobrevaloran las Tic en la educación y el frenesí del consumo de la última novedad tecnológica) planteó la necesidad de volver a la racionalidad generando movimientos contrahegemónicos que permitan el reciclaje y la reflexión permanente sobre la sofisticación desmesurada de los dispositivos.

Temas para seguir pensando el binomio educación y tecnología, con una fuerte apuesta a la enseñanza y a una escuela renovada y comprometida con la construcción de ciudadanía en la sociedad global.